La vida en la frontera

La vida en la frontera

El boom de los jóvenes creativos en la frontera

Podría decirse que Tijuana es una ciudad con una identidad propia; el intercambio cultural y la dinámica de la doble vida fronteriza hace particular y única la manera de vivir para algunos creativos. La ciudad está disfrutando de un renacimiento de la escena del arte en todos sus ámbitos, de cierta forma creando una cultura en sintonía. Esta comunidad creciente de artistas está convirtiendo a la ciudad en un punto de atracción para mucho.

Me reuní con 7 jóvenes creativos para platicar sobre cómo es vivir en la frontera y  encontrar nuevas vías para transformar una ciudad sin industria creativa en una gama de posibilidades. Tratar de encontrar su propia voz creativa a través de una mezcla cultural hace interesante ver el trabajo de estos jóvenes en la frontera, creando sus propios medios y plataformas para realizar sus proyectos.

AMOR AMEZCUA.jpg

Amor Amezcua, música

¿Cuál es tu proceso creativo?
Depende de lo que esté haciendo. Si es música comienzo a grabar el primer instrumento con el que me imaginé la melodía o el beat y le voy agregando todo. Cuando tomo fotografías es muy diferente, siempre estoy pensando en encuadres y ángulos inconscientemente. Tengo mi cámara o celular conmigo para capturar el momento perfecto. Cuando es pintura me baso en colores que me llamen en el momento, soy muy sensible a todos los detalles.

¿Qué consideras que es lo más interesante de vivir en una ciudad fronteriza como Tijuana?
Definitivamente la diversidad de cultura. Se encuentran personas de todas las nacionalidades. Siempre he pensando que Tijuana no parece México y no parece Estados Unidos, tiene su propia identidad.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?
Lo que más me gusta de vivir en playas de Tijuana son los atardeceres. No existe comparación. 

ANDRÉS HERNÁNDEZ.jpg

Andrés Hernández, artista y escritor

¿Cuál es tu proceso creativo? 
Mi poesía se origina a raíz de un evento que me haya impactado emocionalmente. Cada poema va dirigido a una persona o grupo de personas en específico. Son las cosas que me gustaría decir, pero que no puedo decir, por eso mejor lo escribo. El proceso es el mismo: algo pasa, lloro, y ahí está el poema. Con relación a mis ilustraciones, el proceso es lo contrario. Por lo general pinto o dibujo cuando en encuentro en un estado de calma. La mayoría de mis ilustraciones no están basadas en mi vida ni mi realidad, más bien, son inspiradas por fotografías de otras personas. 

¿Qué consideras que es lo más interesante de vivir en una ciudad fronteriza como Tijuana? 
Lo mejor de esta ciudad es la variedad de voces a las que se tiene acceso. Socio Políticamente, Tijuana es un lugar repleto de personas que han sido víctimas de violencia física y psicológica, de la opresión sistemática, del racismo, colorismo y la discriminación. Pero, como resultado, también hay muchas personas que han tomado conciencia y han trabajado por obtener soluciones a estos problemas. Tijuana es una ciudad en crecimiento, con mucho potencial, sólo hace falta impulsar plataformas que permitan que más de un tipo voz sea escuchada. 

6. ¿Para ti qué define la nueva era de creativos en la ilustración y la poesía en Tijuana en dos palabras?
Zero fucks

ALEXIS MARTÍNEZ.jpg

Alexis Martinez Gutierrez, artista visual

¿Cuál es tu proceso creativo?
Depende del proyecto en el que me encuentre trabajando, por lo general todo comienza con una oración, una frase/palabra que llevo clavada en la cabeza como una espina por un buen rato. Soy fiel creyente de  ̈tallerear ̈  ideas, de compartir lo que pienso y lo que quiero hacer conmi familia, mis compas y otrxs artistas como parte de un proceso retroalimentativo, pero también pasó mucho tiempo dentro de mi cabeza, hablando conmigo mismo, editando, creo que esta es la parte más tardada de mi proceso, haciendo mis moodboards, mi research, deconstruyendo la idea-inquietud principal de lo que sea que quiera proponer, para poder valorar que es lo que realmente me interesa decir y escoger muy bien los símbolos, los medios, los materiales y formatos con los que voy a traducir mis ideas a un lenguaje estético.

¿Consideras que el hecho de vivir en una de las fronteras más dinámicas con este nivel de intercambio cultural tiene un impacto en tu trabajo como creativo?
Si, claro. Antes solía sentirme  ̈ajeno ̈ a todo lo relacionado al bordo o a estos pedos fronterizos porque no es algo que me interese hablar directamente en mi trabajo, lo tenía ya tan normalizado y digerido que simplemente no me despertaba interés alguno, pero con el tiempo me di cuenta que es imposible huir de esta condición, sobre todo viviendo fuera del país, me di cuenta de lo importante que es el ser uno latinos haciendo cosas, que soy uno  ̈mexa queer trans-fronterizo ̈ y me interesa hablar de ello.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?
Las quesabirrias, el sobreruedas, la fiesta y mis amiguitos. Creo que algo que siempre me ha gustado de vivir en Tijuana es lo crudo y real que todo es aquí, no hay filtros. Ves y vives todo tipo de cosas en un solo día, siempre está pasando algo. Es una ciudad con muchos contrastes, entre las diferentes zonas y las personas que aquí coexistimos, es una ciudad que siempre está cambiando, mutando. Espacios mueren y se transforman en otras cosas, es una ciudad con muchas iniciativas, desde diferentes campos con muchas ganas de crecer y de ofrecer algo nuevo a los demás.

PAOLA EDITH GAMEZ.jpg

Paola Edith Gámez, arquitecta

¿Cuál es tu proceso creativo? 
Trato de ser receptiva a todo lo que está a mi alrededor, la estimulación y la sensación de bienestar genera el detonante creativo que necesito para desarrollar mi trabajo.

¿Qué consideras que es lo más interesante de vivir en una ciudad fronteriza como Tijuana? 
La oportunidad de formar parte de una cultura única, la dinámica de vida, el lenguaje, los iconos culturales, esa mezcla de dos países tan diversos entre sí me parece verdaderamente estimulante.

Los proyectos DIY en la ciudad cada vez son más relevantes y tienen más difusión que quizá al inicio de los 2000’s donde el uso de redes sociales no era vista como una potencial herramienta para difundir nuestros proyectos. Para tu generación de creativos, ¿de qué manera crees que ha afectado o ayudado el uso de estas herramientas para convertir tu trabajo no sólo algo que se quede en la frontera sino sea llevado a otras partes? 
Definitivamente es una plataforma de impulso, no es de extrañar que de pronto las redes sociales sean parte importante de nuestro estilo de vida, no solo como una vía de comunicación y opinión, también permite el posicionamiento del trabajo creativo a niveles que antes ni siquiera podíamos imaginar; con ésta herramienta hoy en día es posible que nuestro trabajo traspase las fronteras en un mercado global cada vez más competitivo e innovador.

BÁRBARA PERRÍN.jpg

Bárbara Perrín Rivemar, dramaturga

¿Cuál es tu proceso creativo? 
Investigación hasta donde el tiempo permita. De ahí, sin darme cuenta, me encuentro un disparador de inspiración. Puede ser cualquier cosa: un hombre canta en medio de la calle, una pintura de hace 200 años, el desayuno de ayer. Me obsesiono. Lo hablo con todos, lo pienso a todas horas y casi siempre, tengo una revelación en la regadera. De ahí, sentarme a escribir un borrador o bocetar un logo es lo más fácil. Finalmente, editar y pulir, solo puede significar horas y café.

¿Qué consideras que es lo más interesante de vivir en una ciudad fronteriza como Tijuana?
Estamos desquiciados con la idea de encontrar nuestra identidad tijuanense. Somos una ciudad joven que además está pegadita a un monstruo como EEUU. La única forma de no ser devorados es hacer y hacer hasta encontrarnos.

¿Consideras que el hecho de vivir en una de las fronteras más dinámicas con este nivel de intercambio cultural tiene un impacto en tu trabajo como creativo?
Es imposible no ser afectado por tu contexto aunque a veces no es muy obvio. No escribo en spanglish sobre migrantes, narcos y fronteras, pero sé que escribo vertiginoso, con frases cortas que cambian de lugar demasiado rápido. A veces es caótico y si tengo suerte, interesante. ¿No es Tijuana un poco así?

IVAN FELIX.jpg

Ivan Felix, músico

¿Consideras que el hecho de vivir en una de las fronteras más dinámicas con este nivel de intercambio cultural tiene un impacto en tu trabajo como creativo?
Definitivamente el hecho de vivir en una ciudad como Tijuana impacta la manera en que llevó a cabo mis trabajos, proyectos y estudios. Existe  demasiada tensión en esta ciudad, y creo que en gran parte es porque es frontera con Estados Unidos. Me atrevo a decir que la mitad de la población (si no es que más) trabaja y/o estudia en Estados Unidos, y el transcurso para llegar y regresar es de lo más estresante. Pasar la mitad de tu día tratando de llegar a tu destino no está chido. Creo que gracias a eso nació mi gusto hacia la música más rápida y/o ruidosa.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?
La neta se supone que aquí en Tijuana la gastronomía y la cerveza artesanal es lo que rifa. A mi la neta me da mucho asco la cerveza con sabores frutales o a café. Pero la comida si está rica. A mi lo que más me gusta de la ciudad son los tacos de carne asada y los mariscos.

Los proyectos DIY en la ciudad cada vez son más relevantes y tienen más difusión que quizá al inicio de los 2000’s donde el uso de redes sociales no era vista como una potencial herramienta para difundir nuestros proyectos. Para tu generación de creativos, ¿de qué manera crees que ha afectado o ayudado el uso de estas herramientas para convertir tu trabajo no sólo algo que se quede en la frontera sino sea llevado a otras partes? 
Nombre, las redes sociales hacen maravillas. No solo para música, ya hasta para conseguir pareja con el Tinder mentado. En lo personal a mi y a mi proyecto musical nos ha servido como una herramienta/arma de difusión mágica y bella. Si no tuviera redes sociales sería como si no respirara. Se me hace excelente que la música de Tijuana pueda ser escuchada por alguien en China o en Dubai.

JESUS GUERRA.jpg

Jesús Guerra, cineasta

¿Qué consideras que es lo más interesante de vivir en una ciudad fronteriza como Tijuana?
Creo que Tijuana tiene el potencial de ser un lugar con el equilibrio perfecto, en el que culturalmente la clase media puede usar lo mejor que ofrecen ambos países, no existe una presión competitiva que estropea la naturaleza de muchos proyectos ni la diferenciación drástica de clases que puedes ver en CDMX por ejemplo, ni la completa frialdad y rigidez creativa que puede existir en Estados Unidos. Es un lugar con la temperatura perfecta.

¿Para ti qué define la nueva era de creativos en el cine en Tijuana en dos palabras?
Sin fronteras.

Los proyectos DIY en la ciudad cada vez son más relevantes y tienen más difusión que quizá al inicio de los 2000’s donde el uso de redes sociales no era vista como una potencial herramienta para difundir nuestros proyectos. Para tu generación de creativos, ¿de qué manera crees que ha afectado o ayudado el uso de estas herramientas para convertir tu trabajo no sólo algo que se quede en la frontera sino sea llevado a otras partes? 
Creo que la expresividad en redes abren un canal complejo e interesantísimo de reverberación cultural que se manifiesta como una voz un poco más libre y democrática, pero llevándolo a formatos cinematográficos hacen que la necesidad de expresión se diluya en un acto más efímero (los stories de 24 horas por ejemplo) y alejan a más personas de sintetizar esas emociones en cortometrajes u obras más grandes en las que puedan tener un cuerpo más amplio de expresión. Es el equivalente a comer comida rápida donde la calidad y la dedicación pueden perderse y dejarse de lado.

Texto, entrevista y fotografía: VANESA CAPITAINE