Somos lo que hay

Esto es lo que somos

Durante los últimos 20 años, Carlos Álvarez Montero se ha dedicado a celebrar la belleza de lo auténtico. Su fotografía es el reflejo honesto de lo que sucede en México - algo que no muchos se atreven a mirar y que otros pocos aceptan. Montero define a su trabajo como un encontronazo donde su sujeto y el espectador se enfrentan de igual a igual, demostrando que por más cruda que la realidad sea, siempre habrá belleza en ella. 

¿Qué significa ser mexicano para Carlos Álvarez Montero?

México es donde nací y crecí, aquí es donde me formé, en medio del caos, rodeado de la gran cultura de mi país pero también por la influencia pop de los Estados Unidos. Hay que recordar que México es la transición entre EEUU y America Latina. 

¿Qué ventajas se tiene sobre el mundo al ser mexicano?

Siempre he pensado que la mayor ventaja de ser mexicano es que invariablemente encontramos la manera de hacer lo que se necesita, si no existe una manera la inventamos. Esto a todos los niveles, desde la sobre vivencia del día a día hasta la alta cultura. 

¿Existen desventajas al ser mexicano?

Lo que otros pueden ver como una desventaja nosotros lo vemos como un camino lleno de posibilidades. Tampoco hay mucho tiempo de parar a pensar en lo que sería si las condiciones fueran otras, el “no” ya lo tenemos y cuando ves así las cosas todo se convierte en una posibilidad. 

Little_Saint_jude_PS_OK copy.jpeg

Al ver tu trabajo, pienso mucho en el México que siempre ha existido pero que no todos conocen realmente o que algunos otros se niegan a mirar. ¿Cómo es que desarrollaste tu visión?

Fotografío lo que me llama la atención, lo que me parece auténtico. Mi fotografía es sobre el respeto, fotografío a aquellos o aquello que me genera admiración. La fotografía me da la posibilidad de poder acercarme y aprender de la vida y las historias de los demás. Me gusta ver más allá de lo que me rodea.

En cuanto al México que fotografío, estoy de acuerdo contigo, siento una atracción por el desvalido, el subestimado, el underdog, porque me identifico con él, al que la gente prefiere voltearle la cara y no verlo a los ojos, lo que yo busco en mi fotografía es generar un encontronazo donde mi sujeto y el espectador se enfrenten de igual a igual, donde la posibilidad de mejor cruzar al otro lado de la acera deja de existir. 

¿Qué fue lo que te llevó a convertirte en fotógrafo?

El siempre sentirme como un inadaptado, eso me llevó a buscar una válvula de escape del mundo donde no encontraba cabida para mi, esto fue través del arte, experimente con varios medios como el dibujo, la pintura, la escultura y la música, hasta que encontré en la fotografía la mejor herramienta para relacionarme con el mundo y de paso encontrarme con otros como yo. 

Series como “M de Michoacán” y “Harlem Shuffle” me parecen increíbles y sumamente reales. ¿Cuál es el proceso detrás de este tipo de proyectos? La gente habla a través de las imágenes.

Los procesos son muy diferentes dependiendo del proyecto, M de Michoacán comenzó como un trabajo comisionado para una revista de NY, el tema era Mexican Gangsters, de ahí en fuera no había más, así que me tomó un tiempo encontrar a mis sujetos, de hecho originalmente quería fotografiar en la Ciudad de México pero terminé en Jacona, Michoacán, que está aproximadamente a 4 horas de la ciudad, y esto porque mi amigo Billie se acababa de ir a vivir a una pequeña ciudad en Michoacán, Zamora, que está justo al lado de Jacona y me dijo que ahí encontraría a las personas que necesitaba. Originalmente era solo un viaje, pero ahí me di cuenta que daba para más, además de que cuando llamé al editor de foto de la revista para avisarle que ya tenía las fotos me contó que lo acababan de correr... Así que ya sin revista decidí hacer de este proyecto algo a largo plazo.

En cuanto a Harlem Shuffle, este fue un proyecto de un día, el tema principal de mi trabajo es la apariencia en relación a la identidad, llevaba pocos meses viviendo en Nueva York, específicamente en Harlem y quería fotografiar ahí, ya que es una de las zonas que más me gustan de NY y que me parecen más autenticas. Estas zonas vivas que de alguna manera son ignoradas por el mundo “cool” pero que es realmente donde suceden las cosas reales. Para esta serie pedí a una tienda de Skate de la zona que hicieran una convocatoria a skaters para una sesión de fotos. 

luchador copy.jpeg
mono verde print.jpg
Sinaloa_2017-1614 copy.jpeg

¿Cómo eliges a quién fotografiar?

No lo sé, es más una cuestión de intuición que de razón. Puedo ir al lugar donde parecería que todos funcionan y salir sin una foto. ¿Qué buscó? Autenticidad, ¿Cómo saber quien es auténtico? Ahí es la parte que no se explicar, simplemente lo sé cuando lo veo. 

Naciste en la Ciudad de México y pasaste algunos años en Nueva York. ¿Dirías que son similares? ¿En dónde está la gente “real” en México? ¿Y en dónde en Nueva York?

Ambas ciudades son caóticas y neuróticas, pero sobre todo llenas de vida, imposible no tener una relación amor/odio con ellas. Mientras estoy en México pienso en estar en NY y viceversa. Lo que más me gusta de las dos es que miles de historias suceden día con día, y que la ciudad está llena de diferentes realidades, varios mundos dentro de uno mismo, solo hace falta moverse unas cuantas calles y todo cambia.

La gente real está en todos lados, solo hay que saber ver. Ahora, si tuviera que pensar en una fórmula para encontrarla creo que sería, en palabras de Chuck D: “Don ́t Believe the Hype”, lo real está en donde a nadie le importa. 

De las series que has creado, ¿de cuál es la que más has aprendido? ¿Hay alguna anécdota/lección en específico que quieras compartir?

Durante mi carrera he realizado muchos trabajos comerciales, y creo que ahí es donde más he aprendido, sobre todo a no juzgar, a quitarme los prejuicios, durante algún tiempo trabajé con la industria de la música, en un principio rock, pero después comencé a hacer más fotos de artistas pop, ahí me encontré con mucha gente que yo prejuzgaba y que pensaba que no tenían valor alguno, que su música era hueca y por lo tanto ellos también, el 90% de las veces me daba cuenta de que estaba equivocado. Lo mismo en los proyectos supuestamente con mayor nivel intelectual, cuando te encuentras con alguien a quien admiras y te das cuenta que es es el más hueco. 

Sobre tu reciente exhibición, “Somos lo que hay”, cuéntame sobre el nombre. Me parece bastante interesante. Es como si estuvieras diciendo “Lo tomas ó lo dejas”. ¿De qué trata esta serie de fotografías?

En realidad no es una serie, estoy trabajando en un libro sobre mi trabajo de los últimos 20 años, haciendo una revisión del material me di cuenta que el hilo conductor es México, así que Somos lo que hay es una pequeña selección de este material, el nombre surgió para la exposición pero creo que ya se quedará para el libro.

Sobre el nombre, es básicamente lo que comentas, somos lo que hay, esto es lo que somos, te guste o no. El titulo viene de una canción de un artista cubano, Manolín “el medico de la salsa”, en una parte la canción dice: “Que nos acusen de atrevidos pero nunca de incapaces” y el coro dice: "Somos lo que hay, lo que se vende como pan caliente, lo que prefiere y pide la gente, lo que se agota en el mercado, lo que se escucha en todos lados , ¡Somos lo máximo!". 

Ramon_Ayala-135 copy.jpeg
Rika.jpeg

¿Cuál fue tu mayor meta como fotógrafo con este proyecto? ¿Qué es lo que buscas compartir con el espectador?

El proyecto tiene como finalidad agrupar el material de dos décadas de trabajo. Mostrar mi visión particular de México, de eso que nos hace ser lo que somos y a la vez homenajear a todas las personas que han pasado frente a mi lente, igual va a sonar muy cursi y un cliché pero es como una carta de amor a mi país y sobre todo a su gente. 

La estación de metro Chabacano fue la elegida como la locación para presentar esta exhibición. ¿Fue tu idea que se llevara a cabo ahí? Me parece increíble.

La idea de que fuera en el metro es de Sara Leimbach y Sara Lewis de INDEX (theindex.la), Index es una plataforma en linea sobre fotografía contemporánea y cinematografía, ellas están basadas en Los Angeles, Sara Leimbach fue la curadora de la expo, el metro chabacano fue idea de Ernesto Egaña del equipo del Metro de la Ciudad de México. 

De las fotografías que forman parte de esta serie, ¿tienes alguna favorita? Si es así, ¿cuál es?

Una de mis fotos favoritas de todo mi trabajo se llama La Niña San Juditas, la tomé un 28 de mes en los festejos a San Judas Tadeo afuera de la iglesia de San Hipólito en la Alameda de la Ciudad de México. Nunca logro explicar del todo que es lo que me gusta de la foto, supongo que tiene que ver mucho la fuerza de mirada de la chica. 

¿”Somos lo que hay” será expuesta en algún otro lugar para aquellos que no hayan tenido la oportunidad de verla?

Por lo pronto no hay planes, en algún momento se habló con las chicas de INDEX de llevarla a Los Angeles pero por el momento se quedó solo en una idea. 

yogui.jpg
EL_Gordo_Flat copy.jpeg

¿Qué significado tiene el futuro en la vida de Carlos Álvarez Montero?

Ah, ¡el futuro!, siempre ha tenido un papel importante en mi vida, a veces demasiado, así que por lo pronto estoy tratando de no pensarlo mucho y concentrarme en el aquí y ahora.

 ¿Qué es lo mejor que tu carrera como fotógrafo te ha dado hasta ahora?

Poder vivir haciendo lo que más me gusta, dándome acceso a todas estas historias, lo cual sería casi imposible si no hubiera una cámara de por medio.

¿Tienes algún otro proyecto en puerta?

Estoy comenzando a trabajar en un proyecto documental en video, todavía está en una etapa muy temprana de pre-preproducción por lo que no hay mucho que decir por el momento, pero si todo sale bien ocupará el próximo año de mi vida, lo estaré dirigiendo y fotografiando. 

Todas las fotografías de CARLOS ÁLVAREZ MONTERO. 
Entrevista de DAN VICTORIA GLEASON.