22 minutos con Angela

La fortuna (y responsabilidad) de ser Angela Missoni

“He estado en este negocio desde que nací. Siempre estuve ahí”, dice Angela Missoni quien este año celebra 21 años como directora creativa de Missoni, casa de moda establecida por sus padres en 1953 y la cual pasaría de ser un pequeño negocio de knitwear, a uno de los imperios de la moda más fuertes en la actualidad y que mejor representa el esplendor de la cultura italiana.

 Angela Missoni y Rachel Hayes. 

Angela Missoni y Rachel Hayes. 

“Cuando era pequeña realmente no sabía que era lo que quería hacer. Sabía que algún día tendría que trabajar. Vengo de una familia en donde las mujeres son fuertes e independientes. Así que para mi, la idea de trabajar siempre fue algo normal”. Missoni revela que durante sus años de adolescencia siempre fue un poco tímida y que a través con el tiempo pudo darse cuenta de sus habilidades para ser una líder. ¿Cómo fue crecer siendo Angela Missoni? A esta pregunta, responde: “Las amistades más cercanas a mi familia eran personas sumamente interesantes, provenientes de distintos campos de trabajo. Algunos eran deportistas, otros músicos. También tenían amigos actores. Así que de algún u otro modo, sentía que yo no era lo suficientemente buena para ser parte de esto o para siquiera opinar sobre los temas que ellos discutían. Decidí absorber todo lo que decían. Yo lo que hacía era escuchar”.

Angela confiesa que a los 15 años pensó en convertirse en veterinaria pero no estaba realmente convencida. “Creo que si hubiera sido una buena estudiante, me hubiera encantado ser psicóloga. Siempre he sentido una gran intriga e interés por las demás personas. Soy sumamente curiosa”. Tres años después  y tras haber cumplido 18, Missoni comenzó a trabajar en el negocio familiar. “La verdad es que primero lo hice solamente para ganar un poco de dinero. Decidí independizarme a los 19 y a pesar de que vivía en un lugar muy cerca a la casa de mis padres, era algo que me emocionaba hacer yo sola”. A lo largo de la conversación, Angela agrega que desde muy pequeña también supo que quería ser madre, describiéndose como una mujer genéticamente perfecta para tener hijos. “Mi primer hija, Margherita, nació cuando yo tenía 22 años. Después vino Francesco a los 24 y Theresa a los 28”.

Sobre ser madre, Angela dice que el hecho de tener hijos cambió su vida completamente, convirtiéndola en una persona mucho más abierta y extrovertida. “Durante esos años seguía trabajando en el estudio Missoni, ayudando a mi madre, pero para ser sincera, no lo hacía realmente con pasión”. Fue así que tras pensarlo por algunos días, decidió ir con su padre para discutir algunos temas, entre ellos la sensación de que trabajar en moda no era algo para ella. “Le dije a que me iba y que quería comenzar con mi propia línea de joyería y continuar con otros proyectos”. Cabe mencionar que durante los meses de sus tres embarazos y los años criando a sus hijos, Angela trabajó en la apertura de un centro de ayuda para niños y comenzó su propia granja para la creación de productos orgánicos.

Sorprendido ante la decisión de su hija, Ottavio Missoni logró convencerla de quedarse en la compañía. “Me hizo ver que podía seguir trabajando en mis proyectos personales al mismo tiempo que lo hacía para Missoni. Creo que se dio cuenta que mi madre y yo teníamos el mismo carácter. Las dos somos mujeres fuertes e independientes, así que dejó que me tomara un tiempo para encontrar la confianza en mi misma”. Tiempo después, y a lo largo de varios años de aprendizaje, Angela subiría un escalón más dentro de Missoni: diseñar su propia línea para la casa.

“La idea de mi colección era tener una voz propia dentro de  Missoni. Temporada tras temporada comencé a incluir un poco más del adn de la firma en mis diseños. Fue así que después de la presentación de mi cuarta colección, mi madre quedo impresionada al ver lo que estaba haciendo. En ese momento me pidió hacerme cargo de la casa entera”. Ante esta petición, Angela confiesa no haber estado segura de tomar la posición completamente. “Para ser honesta, no tenía el interés pero fueron las palabras de mi madre lo que me convencieron”. ¿Y qué fue lo que Rosita Missoni dijo a su hija? “Simplemente dijo <<Quiero que Missoni sea lo que tú estás haciendo, quiero que sea tu visión>>”.

Para la colección de primavera-verano 2018 de Missoni, Angela encontró inspiración en el trabajo de la artista norteamericana Rachel Hayes, quien es conocida por crear grandes estructuras de telas con las cuales explora temas relacionados con la pintura, la luz, las sombras y la arquitectura. “Mi relación con Rachel comenzó gracias a Instagram. Un día encontré una foto de lo que hacía y se la presenté a mi equipo. Primeramente como inspiración solamente. Quería lograr algo parecido a lo que ella hacía para el diseño del lugar en donde el show se llevaría a cabo.” Unos días después y tras varias juntas, Missoni llegó a la conclusión que lo mejor sería ponerse en contacto con ella y platicar sobre la posibilidad de trabajar juntas. “Decidí mandarle un mensaje y le dije que estaría feliz de colaborar con ella para el show”.

 Rachel Hayes.&nbsp;

Rachel Hayes. 

Hayes voló a Milán para hacerse cargo por completo de la decoración del venue, el cual resultó siendo un tremendo éxito. Durante ese tiempo, Angela se encontraba en la planeación de la campaña y decidió trabajar con Rachel una vez más. “Fuimos a White Sands en Nuevo México a fotografiar una serie de imágenes en donde sus piezas (Hayes) fueron protagonista”. Angela describe a Rachel como alguien llena de vida y con quien comparte un montón de cosas en común. Recientemente, Hayes también estuvo a cargo de una instalación en la boutique Missoni sobre Madison en Nueva York y próximamente trabajará de lleno para Missoni durante Design Week en Milán.

12R_0181.jpg
12R_0100.jpg

“Sé que Missoni fue un regalo que mis padres me obsequiaron. Mi trabajo es increíble y afortunadamente he tenido la fuerza para mantener este negocio firme con el paso de los años”. Angela se considera a sí misma como una persona con mucha suerte, destacando que lo que más disfruta de Missoni es que tiene la posibilidad y el lujo de poder seguir trabajando en familia.

¿Y, sobre el futuro, qué es lo que opina Angela Missoni? “Para mi el futuro significa seguir trabajando y mejorar la compañía. Este año celebramos el 65 aniversario de Missoni en septiembre. Mi mayor deseo es que la casa llegue a cumplir 100 años y muchos más”. 

Por lo pronto, algo es seguro: Missoni está en las mejores manos. 

Texto y entrevista de: DAN VICTORIA GLEASON
Todas las fotografías de: KYUNGROC KIM
Agradecimientos especiales a Benjamin Rousseau por hacer posible la entrevista.