Miami me lo confirmó

Fotografía: QUENTIN DE BRIEY