De todas, la más grande

Rossy en palabras de Blanca Li, Christian Louboutin, Jean-Paul Gaultier, Jessica Mitrani, Luna Jean-Charles y Pedro Almodóvar

Rossy carga un pedazo de España en la arquitectura de su nariz. Una nariz que curvea hacia la izquierda y que lleva pequeños trozos de Mallorca y Madrid. Una nariz que bien podría llevar el título de embajadora y que ha olfateado lo más áspero y lo más dulce. Rossy debe tanto a esa nariz, que rebota la luz como si fuera una pieza de vidrio en la arena, de esas a las que el mar le ha pulido ya los bordes, pero que, si se ejerce la presión suficiente, logran cortar la carne. Así cortó ella el cine, la moda, la fotografía y el arte con una tajada indeleble. A Rossy la reconoce, admira y quiere lo mismo el intelectual de la Rive Gauche que el personal de control de seguridad del aeropuerto de Milán-Linate (soy testigo de ambos).

Irremediablemente unida al clan Almodóvar, Rossy es el estandarte de una Europa que camina con tacones gastados por un puente hacia este siglo nuevo, violento y exasperado. Se describe a sí misma como inquieta y hambrienta, con una curiosidad que no logra saciar en las redes sociales. Ayer, en su cuenta de Instagram, usaba el hashtag #Another-DayAnotherMovie. Y es que en las últimas semanas ha rodado Señor, dame paciencia, dirigida por Álvaro Díaz Lorenzo; Madame, de Amanda Sthers, y El intercambio, de Ignacio Nacho, mientras se prepara para iniciar Toc, toc, de Vicente Villanueva, y no deja de acaparar todos los halagos por su papel de Marian en Julieta (2016), de Almodóvar. Recientemente también presentó su Resilienza d’amore, un recital íntimo que surgió por encargo del Teatro Piccolo de Milán, en donde concurren las influencias de Dalí, Picasso y Lorca en una Rossy surrealista pero real, autobiográfica pero anacrónica. También protagonizó Traveling Lady (2014), una performance con elementos audiovisuales creada por la colombiana Jessica Mitrani y estrenada en Nueva York, en donde Rossy encarna a Nellie Bly —periodista estadounidense del siglo XIX— en su recorrido por el mundo durante 72 días, con apenas una maleta de mano. Con Mitrani había trabajado también en La Divanee (2013), cortometraje sobre la condesa de Güell, Palomba Matas Mujika de Pumeral y Santiago, quien a los dieciocho años decidió recostarse en un diván y no ponerse nunca más de pie.

- IGOR RAMÍREZ GARCÍA-PERALTA

Las siguientes imágenes son una recopilación de textos, impresiones y fotografías de distintas facetas de Rossy: la amiga, la colega, la musa, la intérprete y también Rossy como madre y padre.

Broche de SCHIAPARELLI HAUTE COUTURE.


Fotografía: BRIGITTE NIEDERMAIR.
Concepto: MICHAELA DOSMANTES.
Asistente de fotografía: KATRIN BACKES .
Peinado: OLIVIER SCHAWALDER.
Maquillaje: TOPOLINO.
Asistente de moda: ALEX COMONT.