El lenguaje del amor

Entre flores y tradiciones, Alejandra Alonso Rojas presenta su colección para la primavera 2018

Lo primero que hay que saber sobre Alejandra es que su belleza es igual a su amabilidad. La energía de la diseñadora española es suave pero contagiosa – el tipo de energía que está conectada con el alma de manera profunda.

Sus diseños están hechos basados en el romance con variantes en sedas e inspirados en la cultura vintage, en donde crochetes tejidos a mano se mueven de forma libre. Sus estampados florales son todo menos simples; tomados de acuarelas pintadas por su madre, mientras que la técnica del crochet es la misma que ha pasado por cuatro generaciones en su familia. Cada pieza representa los lazos entre herencia y feminidad. 

 Alejandra Alonso Rojas durante la presentación de su colección  Spring-Summer 2018  en Nueva York. 

Alejandra Alonso Rojas durante la presentación de su colección Spring-Summer 2018 en Nueva York. 

Alejandra le da un nuevo significado a la palabra “reliquia”, tomando del pasado  técnicas antiguas que traduce a un lenguaje de diseño más moderno. Nos sentamos con la diseñadora para hablar sobre su más reciente colección, lo que le inspira, y como su gusto por el hogar se cuela en todo lo que hace. 

¿Podrías contarme como empezaste esta colección? 

El hilo conductor de la colección es la herencia. Claro que nuevas cosas y experiencias ocurren cada temporada, pero en verdad siempre estoy viendo álbumes familiares y fotografías. Realmente quería que el rojo fuera el color primordial. Cuando trabajé en  la colección en la Ciudad de México, lugar en donde vivo ahora, mi madre pintó una hermosa acuarela con flores. Le pregunté que si la podia convertir en un estampado y dijo que sí. Ella dijo: “¿Realmente? Y yo lo respendí que era impresionante. Así que ese es el estampado de la temporada: flores que mi madre pintó. Después de eso, incorporé el rojo y luego vino el negro para después combinar el negro con el ecru, la cual es una combinación que probablemente seguiré haciendo. Más tarde, vino el crochet, pero en lugar de hacer la version tradicional, encontré una técnica de 1920. Encontré un hermoso estudio que nos ayudó a recrearlo y también incluímos una hermosa seda de Japón.

¿El crochet es parte de la historia tu familia? 

Sí, desde siempre. Desde que tenia cuatro años de edad. Pasó por mi madre, mi abuela y mi bisabuela. Esta temporada quise hacer algo con más florales, justamente por el estampado. Además del estampado floral, también desarollamos un cosido especial. Primero lo quería solamente para la sastrería, pero al final lo utilizamos para unir la piel con el crochet. La última técnica que implementamos para la temporada fue un hand-smocking que no puede ser realizado con máquina. Es solamente posible hacerlo a mano, lo cual le da mucho más valor a la pieza. Fue muy divertido jugar con estas técnicas. 

La colección es sumamente cohesiva. ¿Esto es algo importante para ti? Me refiero a pasar las tradiciones de generación a generación. 

Sí, definitivamente. No solo en términos de herencia siendo la inspiración principal, sino de hacer de la sastrería, el trabajo a mano y los bordados, elementos primordiales en la colección. 

Priscavera2.jpeg
Priscavera3.jpeg
Priscavera5.jpeg

¿Cómo es que logras hacer piezas modernas de la mano de esas técnicas?

Siempre pienso en tradiciones que pueden seguir pasando de generación en generación. No me concentro tanto en alguna era. Me concentro en el ahora, en lo que yo vestiría y en lo que mis chicas vestirían. Eso es lo que creo hace a la marca algo moderno. 

Cada una de las piezas es versátil. ¿Tú también trabajas en el crochet?

Sí. Yo comencé a desarrollarlos y mi equipo me ayuda a terminarlos. 

¿Qué opina tu familia de la colección? 

Les encantó. De hecho, están hoy aquí conmigo. 

Además de tu colección y de tu trabajo. ¿Qué es lo que te inspira? 

Un día como hoy. Viajo muchísimo y estoy trabajando en mi primer proyecto de diseño de interiores. Todos los muebles que ves aquí yo misma los restauré. 

Priscavera7.jpeg
Priscavera12.jpeg
Priscavera4.jpeg
Priscavera10.jpeg
Priscavera11.jpeg
Priscavera9.jpeg

¿Cuál es tu lugar favorito para visitar? 

España (mi hogar) me encanta. También fuimos a México y fue tremendamente inspirador. Soy fanática de viajar alrededor del mundo, pero siempre habrá algo muy especial sobre regresar a casa. Así que si me preguntas cual es mi lugar favorito para visitar, diría eso: España.

¿Crees que tus colecciones siempre reflejan tus raíces españolas?  

Si lo creo, pero nunca de manera obvia. Solamente lo dejo salir. A veces te concentras en ciertas cosas y esta vez quise hacerlo en aquellas con las que crecí. Viví en España hasta que tuve 20, así que siempre será parte de mi. 

Texto y entrevista: HEARTLEIGH LITTLE
Todas las fotografías: EMON TOUFANIAN
 

ENGLISH VERSION

The first thing to know about Alejandra, is she’s as warm as she is beautiful, her jade eyes squinting as she smiles. The Spanish designer’s energy is soft, yet contagious – it’s a deep-down in your soul kinda feeling. Her designs are made for romance with sweet separates in soft silks and vintage-inspired, hand-knit crochets that move with a serpentine flow. Yet there is nothing simple about the florals that dance across her hemlines; the print is based off of a watercolor by her mother, and the crochet technique she used has been passed down four generations of women in her family. Each piece is steeped in the bonds of heritage and femininity.

Alejandra is weaving new meaning into the term heirloom, pulling from the past and translating age-old technique with a modern design language. We sat down with the designer to discuss her newest collection, what inspires her, and how her sense of home creeps its way into everything she does.

Can you tell me where you started with this collection?

So with my namesake brand, the thread of the collection with heritage, of course there’s things and experiences that happen each season, but I really keep digging into albums and pictures. I really wanted the red to be the pop of color. Then while I was presenting the brand in Mexico City, where I live now, my mom painted this really gorgeous watercolor with flowers, and I asked her if I could turn it into a print, and she said yes. She was like, “Oh really?” and I was like, “it’s amazing.” So that’s the print for the season, flowers that my mom painted. From there I was like why don’t I incorporate the red and then I incorporated the black, and combined the black with the ecru, which I think is a combination I am probably going to keep doing. And then from there, elements of crochet, the collection from Spain (I’ve always adored them), but instead of doing the common one, I found a technique that’s from the 1920’s. I found a beautiful studio that could help recreate it. We also got this gorgeous silk from Japan.

Crochet is something that has been your family?

Yes, since forever, since I was four, and with my mom, my grandma, great grandma. This season I wanted to do something a bit more floral, because of the print, so I developed with handweavers this floral print. We have a t-shirt, this gorgeous dress, a light blue color which I love.  Besides the floral print we developed a pin tuck, I wanted it first as a lining for the suiting, but then we also combined leather with crochet. The last technique for the season I developed a hand-smocking, which cannot be done by machine. We developed a technique that can just be done by hand, so to really make a statement and artwork it’s like the labor through preparations. It was really fun to play with techniques. 

The collection is very cohesive, is that something important to you? Keeping the traditions alive?

Yes, definitely, not just in terms of heritage being the main inspiration, but also in the sense of keeping tailoring, beads, handiwork, embroideries, [are all] key elements.