ConocerSolar Magazine

La materialización del cuerpo

ConocerSolar Magazine
La materialización del cuerpo

Charla con Felipe Meres

Me gustaría comenzar esta conversación con las dos cosas que parecen informar y dar origen a tu obra: por un lado, los elementos formales de las imágenes (color, forma y textura); por otro, el cuerpo. ¿Podrías describir qué tipo de cuerpos trabajas, y cómo éstos se constituyen mediante los elementos formales? 

En proyectos recientes, he intentado trabajar con materiales y sustancias corporales sin partir de ningún “cuerpo” específico, humano o no. Me interesa más explorar los procesos mediante los cuales los cuerpos se materializan y aparecen como entes diferentes con límites específicos. Me parece que ver el cuerpo como una encarnación, o como un proceso activo de formación corporal, es una perspectiva más fructífera y permite atender preguntas sobre esas diferencias. Al comprender los cuerpos como procesos de transformación, puedo hacer preguntas sobre los límites que los definen como entes que llegan a ser importantes de maneras distintas. Pese a lo estables o fijos que estos límites podrían parecer a veces, me parece sumamente productivo trabajar con ellos en mi estudio como fisiones cambiantes e indeterminadas.

El tema de lo humano y lo no humano ha llamado la atención en los últimos años. Me refiero a las ideas de Paul B. Preciado y la manera en que las categorías de género y de lo correcto ya no se definen (si es que alguna vez lo hicieron) dentro del cuerpo humano, sino en otros lados, como en las substancias, los procedimientos o incluso en el idioma. ¿Podrías explicar cómo se ve reflejado esto en tu obra? 

Los trabajos de Preciado son un ejemplo maravilloso de este enfoque procesal que acabo de describir. En Testo yonqui, Preciado reflexiona sobre la testosterona y otras sustancias para explorar la producción sexual y de género en un nivel molecular; así revela los múltiples enredos entre los ámbitos del significado y la materia. La inestabilidad de esta relación —que proviene de otras varias dicotomías cuestionables— da lugar a mucha de la experimentación en la que se ha basado mi obra reciente. A menudo intento trabajar con los límites percibidos entre la materia y el significado, las palabras y las cosas, las imágenes y el mundo. 

A propósito de esto último, del mundo y sus imágenes como algo adquirido, ¿podrías hablar más sobre tu relación con la fotografía? 

La fotografía me permite hacer preguntas sobre esos límites que mencioné y, de cierta manera, abre puertas para un pensamiento y unas acciones que vayan más allá de la percepción. Me fascinan las maneras en las que la fotografía puede plasmarse para hacer preguntas sobre la materialidad y la naturaleza de las sustancias corporales —preguntas que no se limitan a lo que significa cierta sustancia determinada—. En obras recientes en las que he fotografiado y esculpido con hormonas sintéticas y sustancias que aumentan el rendimiento físico, me ha interesado explorar la incómoda brecha que existe entre los estados liminales de la representación, el rendimiento y la abstracción. Las imágenes no sólo cambian de significado con frecuencia, sino que están continuamente formando —y siendo formadas por— la realidad material de los objetos que supuestamente representan. 

¿Podrías hablar de tu proyecto Fsision (2015) y la manera en que estudias el tema de los microorganismos? 

Fsision es un vídeo que grabé en un laboratorio de Nueva York con un microscopio modificado. En él, doy seguimiento a los movimientos de las planarias, que son unos platelmintos hermafroditas con una capacidad poco común para regenerarse. El título híbrido del vídeo alude al proceso por el que las planarias se reproducen de manera asexual: ya  sea de manera espontánea o sufriendo una incisión (se parten para convertirse en dos o más organismos). Si cortas la cola de una planaria, no sólo crecerá otra, sino que la cola misma se convertirá en un nuevo organismo completamente funcional. Mi objeto de observación en el vídeo es cómo las planarias dan lugar a múltiples maneras de imaginar la alteridad sexual y las modalidades de existencia en el mundo. La obra también lleva algunos de los temas de fotografía que mencioné al campo de la representación científica, así como las planarias llevan la noción de objetividad a un nivel iridiscente de metamorfosis. 

¿Crees que hay condiciones intrínsecas del arte latinoamericano? Y si lo crees, ¿consideras que tu contexto o tu nacionalidad tienen algún peso en tu producción artística? 

Antes de mudarme a Nueva York, viví la mayor parte de mi vida en Brasil y estudié arte en São Paulo, por lo que sin duda creo estar muy influido por una serie de prácticas que tenía a mi alrededor. En mi estudio frecuentemente recurro al arte de algunos artistas brasileños y pienso en los temas que surgieron en ciertos períodos de la historia del arte brasileño, en relación con numerosas obras de arte y prácticas que se originaron en otros países. Pero de ninguna manera creo en la noción de una cultura nacional coherente, que necesariamente producirá cierto tipo de artista brasileño. Sin duda hay algunos conjuntos de referentes artísticos que parecen representativos de aquello a lo que un artista de cierta nacionalidad podría tender, un sistema de representación que, especialmente en el caso de Brasil, veo personalmente como el resultado de una larga historia de colonialismo. 

- HUMBERTO MORO

Retrato: ROBERT NETHER