Bogotá, Île-de-France

Bogotá, Île-de-France

El artista Iván Argote interviene las imágenes de la colección del diseñador Esteban Cortázar

Charla entre Iván y Esteban. Dos colombianos en París

Esteban: Yo llegué a París en 2007. Vivía en Nueva York antes y la vida me trajo a París, para trabajar en la casa de modas de Emanuel Ungaro, que fue una de las experiencias más valiosas de mi vida. Ahí permanecí dos años. Luego decidí quedarme en París a vivir, porque me enamoré de esta ciudad tan mágica. ¿Qué hay de ti, Iván?

Iván: Yo llegué en 2006, venía directamente de Bogotá. Estudié diseño gráfico en la Universidad Nacional de Colombia desde muy joven, a los 16 años. Terminé a los 21 y, por coincidencias y encuentros, comencé a trabajar en una productora de cine, en la que era asistente de dirección. Hacía sobre todo comerciales para grandes marcas. De manera independiente, también hacía fotografía, vídeos, aunque eran obras de orden más conceptual y experimental. Alguien me aconsejó enviar un portafolio a un salón nacional de artistas jóvenes. Lo hice y me seleccionaron varios trabajos para una exposición; además, resulté ganador del premio del salón, que era un boleto de avión adonde quisiera. Y así llegué a París, con la intención de inscribirme en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes. Finalmente lo logré y fue una experiencia genial; la viví intensamente. Trabajaba mucho, hacía mucho, iba mucho a la biblioteca. Desde entonces comencé a participar en exposiciones. Tú, Esteban, ¿cómo comenzaste tus proyectos? ¿Cómo ha sido tu camino dentro de la moda: muy centrado en París, en otra ciudad? ¿En varias al mismo tiempo?

E: Yo crecí con mi mamá en Bogotá hasta los 10 años, y en 1995 me mudé a South Beach en Miami para vivir con mi papá. Vivíamos arriba del News Café sobre Ocean Drive. Era una época mágica en la ciudad, cuando iban Gianni Versace, todas las supermodelos, los fotógrafos, para hacer sesiones en la playa de enfrente de mi casa. Yo me sentaba por horas a mirar e inspirarme, y empecé a conocer a toda esta gente. Todo ello me inspiró a meterme en el mundo de la moda a muy temprana edad. Empecé haciendo desfiles en mi colegio y, en 2002, lancé mi marca en Fashion Week de Nueva York cuando tenía 18 años. Seguí con mi marca hasta 2007, cuando me llamaron de la casa Ungaro, oportunidad que me trajo a París. Aquí he vivido desde entonces y me enamoré de esta ciudad, de su historia, cultura y su estilo de vida. Después decidí relanzar mi marca aquí. Voy mucho a Nueva York y a Colombia, pero siento que mi casa es París. ¿Tú te sientes igual, Iván? ¿Te enamoraste de la ciudad? ¿Vives aquí todo el tiempo o entre aquí y Colombia? Nuestros destinos nos trajeron a París de una forma muy natural. Como meant to be.

I: Sí, yo también siento algo así. Creo que se debe a que, cuando llegué, no juzgué la ciudad (si era buena o mala); sólo la disfruté y me encantaba no conocer nada, ni personas ni lugares —al principio ni la lengua—. Sentía que me podía inventar de nuevo, y así fue. Me enamoré de París y también me enamoré en París: en Bellas Artes conocí a Pauline, mi pareja. Hemos sido siempre muy cómplices; los dos amamos el arte y amamos ser productivos, así que nuestro romance se construía pensando en proyectos, postulando a residencias, haciendo exposiciones. Hasta hoy es así. Cada uno apoya y ayuda al otro, nos admiramos y hemos crecido juntos en ese intercambio. A Colombia voy una o dos veces al año; antes sólo iba de visita, pero recientemente he ido por exposiciones. Me gusta mucho mostrar mi trabajo en Colombia y me gustaría poder continuar haciéndolo; hay una energía muy buena, muchos artistas y curadores interesantes y muchos lugares de arte emergiendo. Pero, en efecto, siento que mi hogar es París. Durante un tiempo viví con Pauline en Nueva York, en Los Ángeles, Barcelona, Berlín, pero siempre regresamos a París. Aprecio mucho a los amigos que tengo acá, la gente con la que trabajo, mis colegas artistas. También viajo bastante y he hecho buenas amistades en otras ciudades como São Paulo, Madrid, Londres, que me gustan mucho, pero, como dije, soy feliz volviendo a casa.

E: ¿Qué me puedes decir de tus proyectos actuales? Yo en este momento preparo mi próximo desfile, que será el 7 de marzo en París. Tú, ¿en qué estás trabajando ahora?

I: Por mi parte, ahora tengo una exposición e instalación en exterior en Londres, en un centro de arte que se llama Space. Esta semana voy al Centro Pompidou de Málaga a instalar unas obras y a hacer un taller. La semana que viene instalo en el Museo de Arte Moderno de Varsovia, doy una charla en el Centro de Bellas Artes de Bruselas (Bozar) y vuelvo a Londres a hacer otro taller. Luego, proyectaré mi filme más reciente, Fructose, en Arco Madrid. Todo ello en febrero. En marzo estaré en mi estudio preparando obras, en abril iré a Lima a una gran exposición individual en el Proyecto Amil y, después, una sorpresa para Frieze New York. 

Fotografía: CELESTE LEEWENBURG 

Realización: AUDREY TAILLÉE